Jesús envía a los doce discípulos

1
Jesús reunió a sus doce discípulos, y les dio poder para sanar enfermedades y autoridad sobre todos los demonios.
2
Luego los envió a anunciar las buenas noticias del reino de Dios y a sanar a los enfermos.
3
Jesús les dijo:
«No lleven nada para el viaje.
No lleven bastón ni mochila, ni comida ni dinero.
Tampoco lleven ropa de más.
4
Cuando lleguen a una casa, quédense a vivir allí hasta que se vayan del lugar.
5
Si en alguna parte no quieren recibirlos, cuando salgan de allí sacúdanse el polvo de los pies en señal de rechazo
6
Los discípulos salieron y fueron por todos los pueblos de la región, anunciando las buenas noticias y sanando a los enfermos.


Herodes no sabe quién es Jesús

7
El rey Herodes Antipas se enteró de todo lo que estaba sucediendo, y se preocupó mucho porque algunas personas decían que Juan el Bautista había resucitado.
8
Otros decían que había aparecido el profeta Elías, o que había resucitado alguno de los antiguos profetas.
9
Pero Herodes dijo: «¿Quién será este hombre, del que tanto se oye hablar? No puede ser Juan el Bautista, porque yo mismo ordené que lo mataran
Por eso, Herodes tenía mucho interés en conocer a Jesús.


Jesús da de comer a mucha gente

10
Cuando los doce apóstoles regresaron, le contaron a Jesús todo lo que habían hecho.
Luego Jesús los llevó al pueblo de Betsaida, pues quería estar a solas con ellos.
11
Pero tan pronto como la gente se dio cuenta de que Jesús se había ido a Betsaida, lo siguió.
Jesús recibió amablemente a toda la gente, y empezó a hablarles acerca del reino de Dios.
También sanó a los enfermos.
12
Cuando ya empezaba a oscurecer, los doce apóstoles fueron a decirle a Jesús:
Envía a esta gente a los pueblos y caseríos cercanos, a buscar un lugar donde puedan comprar comida y pasar la noche.
¡Aquí no hay nada!
13
Jesús les dijo:
Denles ustedes de comer.
Pero ellos respondieron:
Sólo tenemos cinco panes y dos pescados.
Si fuéramos a dar de comer a toda esta gente, tendríamos que ir a comprar comida,
14
pues hay más de cinco mil personas.
Pero Jesús les dijo:
Hagan que la gente se siente en grupos de cincuenta.
15
Los discípulos hicieron lo que Jesús les ordenó.
16
Entonces Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados, miró al cielo y los bendijo.
Luego los partió y dio los pedazos a los discípulos, para que ellos los repartieran entre la gente.
17
Todos comieron y quedaron satisfechos.
Y con los pedazos que sobraron se llenaron doce canastas.


¿Quién es Jesús?

18
En una ocasión, Jesús estaba orando solo, y sus discípulos llegaron al lugar donde él estaba.
Jesús les preguntó:
—¿Qué dice la gente acerca de mí?
19
Los discípulos contestaron:
Algunos dicen que eres Juan el Bautista;
otros dicen que eres el profeta Elías;
otros dicen que eres alguno de los profetas antiguos, que ha resucitado.
20
Después Jesús les preguntó:
—¿Y ustedes qué opinan? ¿Quién soy yo?
Pedro contestó:
—Tú eres el Mesías que Dios envió.
21
Pero Jesús les ordenó a todos que no le contaran a nadie que él era el Mesías.


Jesús habla de su muerte

22
Jesús también les dijo a sus discípulos: «Yo, el Hijo del hombre, voy a sufrir mucho.
Los líderes del país, los sacerdotes principales y los maestros de la Ley me rechazarán y me matarán;
pero tres días después resucitaré
23
Después Jesús les dijo a todos los que estaban allí:
«Si alguno quiere ser mi discípulo, tiene que olvidarse de hacer lo que quiera.
Tiene que estar siempre dispuesto a morir y hacer lo que yo mando.
24
Si alguno piensa que su vida es más importante que seguirme, entonces la perderá para siempre.
Pero el que prefiera seguirme y elija morir por mí, ése se salvará.
25
De nada sirve que una persona sea dueña de todo el mundo, si al final se destruye a sí misma y se pierde para siempre.
26
»Si alguno se avergüenza de mí y de mis enseñanzas, entonces yo, el Hijo del hombre, me avergonzaré de esa persona cuando venga con todo mi poder, y con el poder de mi Padre y de los santos ángeles.
27
Les aseguro que algunos de ustedes, que están aquí conmigo, no morirán hasta que vean el reino de Dios


Jesús se transforma

28
Ocho días después, Jesús llevó a Pedro, a Juan y a Santiago hasta un cerro alto, para orar.
29
Mientras Jesús oraba, su cara cambió de aspecto y su ropa se puso blanca y brillante.
30
De pronto aparecieron Moisés y el profeta Elías,
31
rodeados de una luz hermosa.
Los dos hablaban con Jesús acerca de su muerte en Jerusalén, y de su resurrección y partida al cielo.
32
Pedro y los otros dos discípulos estaban muy cansados, pero lograron vencer el sueño y vieron a Jesús rodeado de su gloria, y Moisés y Elías estaban con él.
33
Cuando Moisés y Elías estaban a punto de irse, Pedro le dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno que estamos aquí! Si quieres, voy a construir tres enramadas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías
Pedro estaba hablando sin pensar en lo que decía.
34
Mientras hablaba, una nube bajó y se detuvo encima de todos ellos.
Los tres discípulos tuvieron mucho miedo.
35
Luego, desde la nube se oyó una voz que decía: «¡Éste es mi Hijo, el Mesías que yo elegí! Ustedes deben obedecerlo
36
Después de oír la voz, los discípulos vieron que Jesús se había quedado solo.
Y durante algún tiempo no le contaron a nadie lo que habían visto.


Jesús sana a un muchacho

37
Al día siguiente, cuando Jesús y sus tres discípulos bajaron del cerro, mucha gente les salió al encuentro.
38
Un hombre que estaba entre esa gente se acercó y le dijo a Jesús:
Maestro, te ruego que ayudes a mi único hijo.
39
De repente un espíritu lo ataca, y lo hace gritar.
También lo hace temblar terriblemente y echar espuma por la boca.
Cuando por fin deja de atacarlo, el muchacho queda todo maltratado.
40
Le pedí a tus discípulos que sacaran al espíritu, pero no pudieron.
41
Jesús miró a sus seguidores y les dijo:
—¿No pueden hacer nada sin mí? ¿Hasta cuándo voy a tener que soportarlos? Ustedes están confundidos y no confían en Dios.
Entonces Jesús le dijo al hombre:
Trae a tu hijo.
42
Cuando el muchacho se estaba acercando, el demonio lo atacó, lo tiró al suelo y lo hizo temblar muy fuerte.
Entonces Jesús reprendió al demonio, sanó al muchacho y se lo entregó a su padre.
43
Toda la gente estaba asombrada del gran poder de Dios.


Jesús habla otra vez de su muerte

Mientras la gente seguía asombrada por todo lo que Jesús hacía, él les dijo a sus discípulos:
44
«Pongan mucha atención en lo que voy a decirles.
Yo, el Hijo del hombre, seré entregado a mis enemigos
45
Los discípulos no entendieron lo que Jesús decía, pues aún no había llegado el momento de comprenderlo.
Además, ellos tuvieron miedo de preguntarle qué había querido decir.


¿Quién es el más importante?

46
En cierta ocasión, los discípulos discutían acerca de cuál de ellos era el más importante de todos.
47
Cuando Jesús se dio cuenta de lo que ellos pensaban, llamó a un niño, lo puso junto a él,
48
y les dijo: «Si alguno acepta a un niño como éste, me acepta a mí.
Y si alguno me acepta a mí, acepta a Dios, que fue quien me envió.
El más humilde de todos ustedes es la persona más importante


Los que están a favor de Jesús

49
Juan, uno de los doce discípulos, le dijo a Jesús:
Maestro, vimos a alguien que usaba tu nombre para echar demonios fuera de la gente.
Pero nosotros le dijimos que no lo hiciera, porque él no es parte de nuestro grupo.
50
Pero Jesús le dijo:
—No se lo prohíban, porque quien no está en contra de ustedes, realmente está a favor de ustedes.


Jesús regaña a Santiago y a Juan

51
Cuando ya se acercaba el tiempo en que Jesús debía subir al cielo, decidió ir hacia Jerusalén.
52
Envió a unos mensajeros a un pueblo de Samaria para que le buscaran un lugar donde pasar la noche.
53
Pero la gente de esa región no quiso recibir a Jesús, porque sabían que él viajaba a Jerusalén.
54
Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron lo que había pasado, le dijeron a Jesús: «Señor, permítenos orar para que caiga fuego del cielo y destruya a todos los que viven aquí
55
Pero Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió.
56
Después, se fueron a otro pueblo.


Los que querían seguir a Jesús

57
Cuando iban por el camino, alguien le dijo a Jesús:
—Te seguiré a cualquier sitio que vayas.
58
Jesús le contestó:
—Las zorras tienen sus cuevas, y las aves tienen nidos, pero yo, el Hijo del hombre, no tengo ni siquiera un sitio donde descansar.
59
Después Jesús le dijo a otro:
—¡Sígueme!
Pero él respondió:
Señor, primero déjame ir a enterrar a mi padre.
60
Jesús le dijo:
—Lo importante es que tú vayas ahora mismo a anunciar las buenas noticias del reino de Dios.
¡Deja que los muertos entierren a sus muertos!
61
Luego vino otra persona y le dijo a Jesús:
Señor, quiero seguirte, pero primero déjame ir a despedirme de mi familia.
62
Jesús le dijo:
—No se puede pertenecer al reino de Dios y hacer lo mismo que hace un mal campesino.
Al que se pone a arar el terreno y vuelve la vista atrás, los surcos le salen torcidos.