La vara de Aarón

1
Dios le ordenó a Moisés:
2-3
«Dile a cada uno de los jefes de tribu que te traiga una vara, con su nombre escrito en ella.
En total, serán doce varas.
En la vara de Leví escribirán el nombre de Aarón.
4
Lleva las varas al santuario, y ponlas delante del cofre del pacto.
5
»Yo voy a hacer que florezca una de las varas, y el dueño de la vara que florezca será mi elegido para guiar al pueblo.
Así el pueblo dejará de hablar mal de ustedes».
6
Entonces Moisés les dijo a los israelitas que cada jefe de tribu debía llevarle una vara con su nombre escrito en ella.
Las varas serían doce en total, entre las que estaría la de Aarón.
7
Cuando le llevaron las varas, Moisés las puso delante del cofre del pacto.
8
Y al día siguiente, cuando Moisés entró en el santuario, vio que la vara de Aarón había retoñado y hasta tenía flores y almendras maduras.
9
Entonces Moisés sacó del santuario todas las varas y se las mostró a los israelitas.
Luego que los jefes las examinaron, cada uno de ellos se llevó su propia vara.
10
Dios le dijo a Moisés: «Toma la vara de Aarón y ponla ante el cofre del pacto.
Allí se quedará guardada, y les servirá de advertencia a los rebeldes para que dejen de protestar.
Si me obedecen, no morirán».
11
Moisés hizo todo lo que Dios le mandó,
12-13
pero los israelitas le dijeron a Moisés: «Si acercarse al santuario de Dios significa morirse, ¡entonces todos vamos a morir