Los israelitas protestan contra Dios

1
Era el mes de Abib cuando el pueblo de Israel llegó a Cadés, en el desierto de Sin.
Allí se quedaron por algún tiempo, y allí murió María y fue enterrada.
2
Como en ese lugar no había agua, el pueblo se reunió para hablar mal de Moisés y de Aarón.
3
A Moisés le reclamaban:
«¡Mejor nos hubiéramos muerto cuando Dios castigó a nuestros parientes!
4-5
¡Nos trajiste de Egipto, a nosotros y a nuestros ganados, tan sólo para hacernos morir en este desierto! ¿Para qué nos trajiste a este lugar tan horrible? ¡Aquí no podemos sembrar higos, ni viñas, ni granadas! ¡Ni siquiera tenemos agua para beber
6
Moisés y Aarón se apartaron de la gente y se fueron al santuario.
Allí, en la entrada, se inclinaron hasta tocar el suelo con la cara, y Dios se presentó con toda su gloria.
7
Le dijo a Moisés:
8
«Toma tu vara, y pídele a tu hermano Aarón que te ayude a reunir a todo el pueblo.
Luego, en presencia de todos, ordénale a la roca que les dé agua.
Y sacarás agua de la roca, y beberá todo el pueblo y su ganado».
9
Moisés hizo lo que Dios le mandó, y tomó la vara que estaba en presencia de Dios.
10
Luego Moisés y Aarón reunieron delante de la roca a toda la gente, y Moisés les dijo: «¡Óiganme bien, rebeldes! ¿Acaso quieren que saquemos agua de esta roca para que ustedes beban
11
Mientras decía esto, Moisés golpeó dos veces la roca con la vara, ¡y empezó a salir tanta agua que toda la gente y su ganado bebieron!
12
Pero Dios les dijo a Moisés y a Aarón: «Ustedes no creyeron en mí, ni me honraron delante de los israelitas.
Por eso, no entrarán con ellos al territorio que les voy a dar».
13
Esto sucedió en Meribá, que significa «queja».
Y es que allí los israelitas se quejaron contra Dios, y él les mostró que es un Dios santo.


El rey de Edom

14
Cuando el pueblo de Israel estaba en Cadés, Moisés envió al rey de Edom este mensaje:
—Los israelitas somos parientes tuyos.
bien sabes que hemos tenido muchos problemas.
15
Hace mucho tiempo, nuestros familiares se fueron a vivir a Egipto.
Pero los egipcios los trataron muy mal, lo mismo que a nosotros.
16
Entonces le pedimos ayuda a Dios, y él nos escuchó y mandó a un ángel para que nos sacara de Egipto.
Y aquí nos tienes ahora.
Estamos en la ciudad de Cadés, en la frontera misma de tu país.
17
»Un favor te pedimos.
Déjanos pasar por tu territorio.
Te prometemos no pasar por los campos sembrados, ni por los viñedos, ni tomar agua de tus pozos.
Seguiremos derecho, sin apartarnos del camino principal, hasta que hayamos salido de tu territorio.
18
Pero el rey de Edom les contestó:
—¡Ni se atrevan a entrar en mi país! Si lo hacen, le ordenaré a mi ejército que los ataque.
19
Los israelitas insistieron:
—Te prometemos no apartarnos del camino principal.
Y en caso de que alguno de nosotros, o nuestro ganado, llegue a beber agua de tus pozos, te la pagaremos.
Lo único que queremos es pasar por tu territorio.
Pero el rey de Edom les respondió:
20
—¡Ya les dije que no los voy a dejar pasar!
Y salió el rey con un ejército muy bien armado, y se plantó frente a los israelitas
21
para no dejarlos pasar por su territorio.
Y no le quedó al pueblo de Israel más remedio que buscar otro camino.


Aarón muere en el monte Hor

22
Los israelitas salieron de Cadés y se fueron hacia el monte Hor,
23
a un lado del país de Edom.
Estando allí, Dios les dijo a Moisés y a Aarón:
24
«Aarón ya está por morirse, y no va a entrar en el país que les di a los israelitas, ya que en Meribá ustedes no confiaron en mí, sino que me desobedecieron.
25
Tú, Moisés, toma a Aarón y a su hijo Eleazar, y llévalos a la parte más alta del monte Hor.
26
Allí morirá Aarón.
Cuando haya muerto, le quitarás su ropa de sacerdote y se la pondrás a Eleazar».
27
Y Moisés hizo lo que Dios le mandó.
Todo el pueblo los vio subir al monte Hor.
28
Y cuando Aarón murió, Moisés le quitó su ropa de sacerdote y se la puso a su hijo Eleazar.
Después de eso, Moisés y Eleazar bajaron del monte.
29
Cuando el pueblo se enteró de que Aarón había muerto, lloró por él durante treinta días.