Las hijas de Selofhad

1
Había en Israel un hombre llamado Selofhad, que era hijo de Héfer, nieto de Galaad, y bisnieto de Maquir.
Todos ellos eran de la tribu de Manasés, el hijo de José.
Selofhad tenía cinco hijas que se llamaban Mahlá, Noá, Hoglá, Milcá y Tirsá.
2
En cierta ocasión, ellas fueron a la entrada del santuario para hablar con Moisés, Eleazar, los jefes del pueblo y todos los israelitas.
Y les dijeron:
3
«Nuestro padre no fue uno de los que siguieron a Coré para rebelarse contra Dios.
Sin embargo, también murió en el desierto a causa de sus pecados.
Él nunca tuvo un hijo varón,
4
pero no es justo que por eso su nombre sea borrado de la lista de su familia.
Es injusto que ahora no nos entreguen sus terrenos.
Nosotras les rogamos que nos den un terreno, para vivir entre nuestros familiares».
5
Moisés fue a consultar a Dios,
6
y Dios le contestó:
7
«Las hijas de Selofhad tienen razón.
Dales el terreno que era de su padre, para que puedan vivir entre sus familiares.
8
Y diles a los israelitas:
»Si un hombre muere sin haber tenido hijos varones, sus propiedades serán de su hija.
9
Si no tiene una hija, entonces esa herencia será de sus propios hermanos.
10
Y si no tiene hermanos, sus propiedades se le darán a los hermanos de su padre.
11
Y si su padre no tiene hermanos, entonces pasará su herencia al familiar más cercano.
Ésta es una orden que yo mismo les he dado;
ustedes deben obedecerla siempre


Un nuevo líder en Israel

12-14
Dios le dijo a Moisés:
—Ni tú ni tu hermano Aarón reconocieron mi grandeza.
Ustedes dos me desobedecieron en el desierto de Sin, cuando el pueblo se peleó conmigo y me exigió agua en Meribá.
Pero sube al monte Abarim para que veas el territorio que les voy a dar a los israelitas.
Sin embargo, morirás sin disfrutar de él, como sucedió con tu hermano Aarón.
15
Y Moisés le respondió:
16
Dios mío, tú eres el que nos da vida a todos.
Te pido que les des a los israelitas un líder
17
que los guíe por dondequiera que vayan.
No dejes que tu pueblo ande como un rebaño de ovejas sin pastor.
18-21
Entonces Dios le ordenó a Moisés:
Llama a Josué, que es un hombre valiente y me obedece;
llévalo ante el sacerdote Eleazar y ante todo el pueblo, y en presencia de ellos pon tus manos sobre su cabeza.
Así le pasarás tu autoridad y lo harás jefe principal del pueblo.
Yo le diré por medio de Eleazar lo que debe hacer como jefe del ejército israelita.
Ordénales a los israelitas que deben obedecer a Josué en todo.
22-23
Y Moisés hizo todo esto, tal como Dios se lo había mandado.