Ante Dios, humildad

1
En las manos de Dios
los planes del rey
son como un río:
toman el curso
que Dios quiere darles.
2
Todo el mundo cree hacer lo mejor,
pero Dios juzga las intenciones.
3
Más que recibir ofrendas y sacrificios,
Dios prefiere que se haga justicia
y que se practique la honradez.
4
Hay tres cosas que son pecado:
ser orgulloso,
creerse muy inteligente,
y vivir como un malvado.
5
Cuando las cosas se piensan bien,
el resultado es provechoso.
Cuando se hacen a la carrera,
el resultado es desastroso.
6
Las riquezas que amontona el mentiroso
se desvanecen como el humo;
son una trampa mortal.
7
La violencia destruye a los malvados
porque se niegan a hacer justicia.
8
Quien mal se comporta,
lleva una vida difícil;
quien vive honradamente
lleva una vida sin problemas.
9
Más vale vivir
en un rincón del patio,
que dentro de un palacio
con una persona peleona.
10
El malvado sólo piensa en el mal,
y hasta con sus amigos es malvado.
11
Jóvenes sin experiencia,
acepten el consejo de los sabios,
y aprendan del castigo a los malcriados.
12
Dios es justo, y sabe bien
lo que piensa el malvado;
por eso acaba por destruirlo.
13
Quien no hace caso
de las súplicas del pobre,
un día pedirá ayuda
y nadie se la dará.
14
Un buen regalo calma el enojo,
si se da en el momento oportuno.
15
El hombre honrado es feliz
cuando ve que se hace justicia,
¡pero cómo se asusta el malvado!
16
Quien deja de hacer lo bueno,
pronto termina en la tumba.
17
Quien sólo piensa en fiestas,
en perfumes y en borracheras,
se queda en la pobreza
y jamás llega a rico.
18
Los malvados y ladrones
tendrán que pagar el rescate
de los hombres buenos y honrados.
19
Vale más la soledad
que la vida matrimonial
con una persona agresiva
y de mal genio.
20
En casa del sabio
hay riquezas y perfumes;
en casa del tonto
sólo hay desperdicios.
21
Busca la justicia y el amor,
y encontrarás vida,
justicia y riquezas.
22
Basta un solo sabio
para conquistar una gran ciudad.
23
Quien tiene cuidado de lo que dice
nunca se mete en problemas.
24
Qué bien le queda al orgulloso
que lo llamen «¡malcriado y vanidoso
25-26
El perezoso quiere de todo,
lo que no quiere es trabajar.
El hombre honrado siempre da
y no pide nada a cambio.
27
Dios no soporta a los malvados
que le traen ofrendas,
y no son sinceros.
28
El testigo falso será destruido,
pero al testigo verdadero
siempre se le da la palabra.
29
El malvado parece estar muy seguro;
pero sólo el hombre honrado
está seguro de verdad.
30
Reconozcamos que ante Dios,
no hay sabiduría
ni conocimiento,
ni consejos que valgan.
31
A los soldados les toca
preparar sus caballos para el combate;
pero Dios es quien decide
a quién darle la victoria.