Otras ventajas de la sabiduría

1
Querido jovencito,
grábate bien mis enseñanzas;
memoriza mis mandamientos.
2
Así te irá siempre bien
por el resto de tu vida.
3
Ama siempre a Dios
y sé sincero con tus amigos;
4
así estarás bien con Dios
y con tus semejantes.
5
Pon toda tu confianza en Dios
y no en lo mucho que sabes.
6
Toma en cuenta a Dios
en todas tus acciones,
y él te ayudará en todo.
7
No te creas muy sabio;
obedece a Dios y aléjate del mal;
8
así te mantendrás sano y fuerte.
9
Demuéstrale a Dios
que para ti él es lo más importante.
Dale de lo que tienes
y de todo lo que ganes;
10
así nunca te faltará
ni comida ni bebida.
11
Querido jovencito,
no rechaces la instrucción de Dios
ni te enojes cuando te reprenda.
12
Porque Dios corrige a quienes ama,
como corrige un padre a sus hijos.
13
Dios bendice al joven
que actúa con sabiduría,
14
y que saca de ella más provecho
que del oro y la plata.
15
La sabiduría y el conocimiento
valen más que las piedras preciosas;
¡ni los tesoros más valiosos
se les pueden comparar!
16
Por un lado, te dan larga vida;
por el otro, buena fama y riquezas.
17
Qué grato es seguir sus consejos,
pues en ellos hay bienestar.
18
¡Dios bendice al joven
que ama a la sabiduría,
pues de ella obtiene la vida!
19
Con sabiduría y gran cuidado
Dios afirmó cielo y tierra.
20
Con su conocimiento
hizo brotar lagos y ríos
y dejó caer la lluvia.
21
Querido jovencito,
aprende a tomar buenas decisiones
y piensa bien lo que haces.
22
Hacerlo así te dará vida
y los demás te admirarán.
23
Andarás por la vida
sin problemas ni tropiezos.
24
Cuando te acuestes,
podrás dormir tranquilo
y sin preocupaciones.
25
No sufrirás las desgracias
que caen sobre los malvados.
26
Dios siempre estará a tu lado
y nada te hará caer.
27
No te niegues a hacer un favor,
siempre que puedas hacerlo.
28
Nunca digas: «Te ayudaré mañana»,
cuando puedas ayudar hoy.
29
Nunca traiciones al amigo
que confía en ti.
30
No andes buscando pleitos,
si nadie te ha hecho daño.
31
No envidies a los violentos
ni sigas su mal ejemplo.
32
Dios no soporta a los malvados,
pero es amigo de la gente honrada.
33
Dios bendice el hogar del hombre honrado,
pero maldice la casa del malvado.
34
Dios se burla de los burlones,
pero brinda su ayuda a los humildes.
35
Los sabios merecen honra,
y los tontos, sólo deshonra.