¡Te alabaré con todas mis fuerzas!
SALMO 103 (102)
Himno de David.


1
¡Con todas las fuerzas de mi ser
alabaré a mi Dios!
2
¡Con todas las fuerzas de mi ser
lo alabaré y recordaré
todas sus bondades!
3
Mi Dios me perdonó
todo el mal que he hecho;
me devolvió la salud,
4
me libró de la muerte,
¡me llenó de amor y de ternura!
5
Mi Dios me da siempre todo lo mejor;
¡me hace fuerte como las águilas!
6
Mi Dios es un juez justo
que reconoce los derechos
de la gente que sufre.
7
A Moisés y a los israelitas
les dio a conocer sus planes
y lo que esperaba de ellos.
8
Mi Dios es muy tierno y bondadoso;
no se enoja fácilmente,
y es muy grande su amor.
9
No nos reprende todo el tiempo
ni nos guarda rencor para siempre.
10
No nos castigó como merecían
nuestros pecados y maldades.
11
Su amor por quienes lo honran
es tan grande e inmenso
como grande es el universo.
12
Apartó de nosotros
los pecados que cometimos
del mismo modo que apartó
los extremos de la tierra.
13
Con quienes lo honran,
Dios es tan tierno
como un padre con sus hijos.
14
Bien sabe nuestro Dios cómo somos;
¡bien sabe que somos polvo!
15
Nuestra vida es como la hierba,
que pronto se marchita;
somos como las flores del campo:
crecemos y florecemos,
16
pero tan pronto sopla el viento,
dejamos de existir
y nadie vuelve a vernos.
17
En cambio, el amor de Dios
siempre será el mismo;
Dios ama a quienes lo honran,
y siempre les hace justicia
a sus descendientes,
18
a los que cumplen fielmente
su pacto y sus mandamientos.
19
Mi Dios es el rey del cielo;
es el dueño de todo lo que existe.
20
Ustedes, sus ángeles poderosos,
que cumplen sus mandatos
y llevan a cabo sus órdenes,
¡alaben a mi Dios!
21
Y ustedes, sus ejércitos,
que están a su servicio
y cumplen su voluntad,
¡alaben a mi Dios!
22
Y ustedes, sus criaturas,
que llenan todos los rincones
de todo lo que existe,
¡alaben a mi Dios!
Yo, por mi parte,
¡alabaré a mi Dios,
con todas las fuerzas de mi ser!