Dios de la historia
SALMO 105 (104)


1
¡Demos gracias a nuestro Dios!
¡Demos a conocer entre las naciones
todo lo que él ha hecho!
2
¡Cantémosle himnos!
¡Demos a conocer sus grandes milagros!
3
¡Digamos con orgullo
que no hay otro Dios aparte del nuestro!
¡Alegrémonos de corazón
todos los que adoramos a Dios!
4
Acerquémonos a nuestro poderoso Dios,
y procuremos agradarle siempre.
5
Hagamos memoria de las maravillas
que nuestro Dios ha realizado;
recordemos sus milagros
y los mandamientos que nos dio.
6
Somos los descendientes
de Abraham y de Jacob;
somos el pueblo elegido de Dios
y estamos a su servicio;
por lo tanto, ¡escúchenme!
7
Pertenecemos a nuestro Dios;
su palabra llena la tierra.
8
Él no ha olvidado su pacto
ni las promesas que nos hizo.
9
Hizo el pacto con Abraham,
y se lo confirmó a Isaac.
10
Con Israel lo estableció
como un pacto para toda la vida,
11
y le dijo:
«Yo te daré Canaán.
Es la tierra que te ha tocado».
12
Nosotros no éramos muchos;
¡éramos gente sin patria!
13
¡Todo el tiempo andábamos
de país en país
y de reino en reino!
14
Pero Dios jamás permitió
que nadie nos molestara,
y les advirtió a los reyes:
15
«No se metan con mi pueblo elegido;
no les hagan daño a mis profetas».
16
En Canaán hubo mucha hambre,
pues Dios destruyó todos los trigales.
17
Pero él ya había dispuesto
que nos salvara José,
a quien antes sus hermanos
habían vendido como esclavo.
18
Los egipcios humillaron a José
y lo tuvieron encarcelado,
19
hasta el día en que se cumplió
lo que él ya había anunciado:
¡ese día Dios dejó en claro
que José había dicho la verdad!
20
Entonces el rey de Egipto,
que gobernaba a muchos pueblos,
ordenó que liberaran a José,
y fue puesto en libertad.
21
El rey le dio autoridad
sobre todo su pueblo
y sobre todas sus posesiones.
22
José se dedicó a enseñar
a los consejeros y a los ayudantes del rey,
y a compartir con ellos su sabiduría.
23
Nuestros abuelos fueron a Egipto,
y allí les permitieron vivir.
24
Dios hizo que aumentara
nuestro pueblo,
y lo hizo más fuerte
que sus enemigos.
25
Por eso los egipcios
nos odiaron y maltrataron.
26
Dios envió entonces
a Moisés y a Aarón,
sus ayudantes favoritos,
27
y allí en Egipto
ellos hicieron grandes milagros.
28
Dios envió sobre el país
una gran oscuridad,
pero los egipcios no hicieron caso
de esta señal maravillosa.
29
Dios convirtió en sangre
los ríos de Egipto,
y así mató a sus peces.
30
Todo Egipto se llenó de ranas;
¡había ranas hasta en el palacio!
31
Dios dio una orden,
y todo el país se llenó
de moscas y de mosquitos.
32
En vez de lluvia,
Dios mandó granizo,
y con sus relámpagos
le prendió fuego al país.
33
Por todo Egipto
Dios derribó viñas e higueras;
¡hizo astillas los árboles!
34
A una orden suya,
vino una plaga de saltamontes
35
que acabó con los frutos del campo,
y todo lo verde quedó seco.
36
Dios hirió de muerte
a los mejores jóvenes egipcios;
¡en todo el país murió
el hijo mayor de cada familia!
37
En cambio, a nuestros abuelos
los hizo salir de Egipto
cargados de plata y de oro,
sin que nada se los impidiera.
38
Cuando ellos salieron de Egipto
los egipcios se alegraron,
pues les tenían mucho miedo.
39
A nuestros abuelos
Dios los protegió con una nube,
y de noche los alumbró con fuego.
40
Ellos pidieron comida,
y Dios les envió codornices;
¡calmó su hambre con pan del cielo!
41
Partió una piedra en dos,
y brotó agua como un río
que corrió por el desierto.
42
Dios nunca se olvidó
de la promesa que él mismo
le hizo a Abraham, su servidor.
43
Entre cantos y gritos de alegría
nuestro Dios sacó de Egipto
a su pueblo elegido,
44
para darle como propiedad
las tierras de otros pueblos.
¡Nuestros abuelos se adueñaron
de las tierras cultivadas por otros!
45
Pero Dios les puso como condición
que respetaran y practicaran
sus mandamientos y sus leyes.
¡Alabemos a nuestro Dios!