¡Líbrame de los mentirosos!
SALMO 120 (119)
Cántico para las peregrinaciones.


1
Dios mío,
cuando me siento angustiado,
te llamo y tú me respondes.
2
Dios mío,
sálvame de la gente mentirosa;
sálvame de la gente embustera.
3
¡Muy mal les va a ir a ustedes,
mentirosos!
¡Dios los va a castigar!
4
¡Les disparará flechas
puntiagudas y encendidas,
como las que lanzan los guerreros!
5
¡Pobre de mí!
¡Soy un hombre sin patria
que vive entre gente salvaje!
6
¡Ya he vivido mucho tiempo
entre los que aborrecen la paz!
7
Yo soy un hombre tranquilo,
¡pero ellos hablan de guerra
mientras yo hablo de paz!