Dios nunca deja de amarnos
SALMO 136 (135)


1
¡Alabemos a Dios, porque él es bueno!
¡Dios nunca deja de amarnos!
2
Alabemos al Dios de dioses.
¡Dios nunca deja de amarnos!
3
Alabemos al Señor de señores.
¡Dios nunca deja de amarnos!
4
Sólo Dios hace grandes maravillas.
¡Dios nunca deja de amarnos!
5
Dios hizo los cielos con sabiduría.
¡Dios nunca deja de amarnos!
6
Extendió la tierra sobre el agua.
¡Dios nunca deja de amarnos!
7
Hizo los astros luminosos.
¡Dios nunca deja de amarnos!
8
Hizo el sol, para alumbrar el día.
¡Dios nunca deja de amarnos!
9
Hizo la luna y las estrellas,
para alumbrar la noche.
¡Dios nunca deja de amarnos!
10
En Egipto hirió de muerte
al hijo mayor de cada familia.
¡Dios nunca deja de amarnos!
11
Sacó de Egipto a Israel.
¡Dios nunca deja de amarnos!
12
Allí mostró su gran poder.
¡Dios nunca deja de amarnos!
13
Partió en dos el Mar de los Juncos.
¡Dios nunca deja de amarnos!
14
Hizo que Israel cruzara el mar.
¡Dios nunca deja de amarnos!
15
Hundió en el mar
al faraón y a su ejército.
¡Dios nunca deja de amarnos!
16
Guió a Israel por el desierto.
¡Dios nunca deja de amarnos!
17
Derrotó a reyes poderosos.
¡Dios nunca deja de amarnos!
18
Quitó la vida a reyes famosos.
¡Dios nunca deja de amarnos!
19
Hirió a Sihón, el rey amorreo.
¡Dios nunca deja de amarnos!
20
Hirió a Og, el rey de Basán.
¡Dios nunca deja de amarnos!
21
Entregó a su pueblo,
las tierras de esos reyes.
¡Dios nunca deja de amarnos!
22
Ésa fue la herencia de Israel.
¡Dios nunca deja de amarnos!
23
Dios no se olvidó de nosotros
cuando nos vio derrotados.
¡Dios nunca deja de amarnos!
24
Nos libró de nuestros enemigos.
¡Dios nunca deja de amarnos!
25
Alimenta a toda su creación.
¡Dios nunca deja de amarnos!
26
¡Alabemos al Dios del cielo!
¡Dios nunca deja de amarnos!