Dios es mi refugio
SALMO 142 (141)
David compuso este himno cuando huía de Saúl y se escondió en una cueva.


1
Mi Dios,
a ti elevo mi voz
para pedirte ayuda;
a ti elevo mi voz
para pedirte compasión.
2-3
Cuando me siento deprimido,
a ti te hago saber lo que me angustia.
sabes cómo me comporto.
Hay algunos que a mi paso
me tienden una trampa.
4
Mira bien a mi derecha:
¡nadie me presta atención!
¡No hay nadie que me proteja!
¡A nadie le importo!
5
Dios mío,
a ti te ruego y te digo:
«¡Tú eres mi refugio!
¡En este mundo
eres todo lo que tengo
6
¡Atiende mis ruegos,
pues me encuentro muy débil!
¡Líbrame de mis enemigos,
pues son más fuertes que yo!
7
¡Sácame de esta angustia,
para que pueda alabarte!
Al ver que me tratas bien,
los justos harán fiesta.