Alabanza de toda la creación

1-4
¡Alabemos a nuestro Dios!
¡Que lo alabe el alto cielo!
¡Que lo alaben sus ángeles!
¡Que lo alaben sol y luna!
¡Que lo alaben las estrellas!
¡Que lo alaben las lluvias!
¡Que lo alabe el universo!
5
Alabemos a nuestro Dios,
porque con una orden suya
fue creado todo lo que existe.
6
Dios lo dejó todo
firme para siempre;
estableció un orden
que no puede ser cambiado.
7
¡Que lo alabe la tierra!
¡Que lo alaben los monstruos marinos!
¡Que lo alabe el mar profundo!
8
¡Que lo alaben el rayo y el granizo!
¡Que lo alaben la nieve y la neblina!
¡Que lo alabe el viento tempestuoso
que obedece sus órdenes!
9
¡Que lo alaben cerros y colinas,
cedros y árboles frutales!
10
¡Que lo alaben aves y reptiles,
animales domésticos y salvajes!
11
¡Que lo alaben los reyes de este mundo!
¡Que lo alaben los jefes y gobernantes
de todas las naciones!
12
¡Que lo alaben niños y ancianos,
muchachos y muchachas!
13
¡Alabemos a Dios,
porque sólo él es nuestro Dios!
¡Sólo él merece alabanzas!
¡Su grandeza está por encima
de la tierra y de los cielos!
14
¡Dios da fuerza a su pueblo!
¡Por eso nosotros lo alabamos
pues somos su pueblo favorito!
¡Alabemos a nuestro Dios!