Tus enseñanzas son mi guía
SALMO 16 (15)
Poema de David.


1
Cuídame, Dios mío,
porque en ti busco protección.
2
Yo te he dicho:
«Tú eres mi Dios;
todo lo bueno que tengo,
lo he recibido de ti.
Sin ti, no tengo nada».
3
La gente de mi pueblo,
que sólo a ti te adora,
me hace sentir feliz.
4
Pero quienes adoran ídolos
sufrirán en gran manera.
¡Jamás rendiré culto a los ídolos!
¡Jamás les presentaré ofrendas!
5
eres mi Dios,
eres todo lo que tengo;
llenas mi vida
y me das seguridad.
6
Gracias a ti,
la herencia que me tocó
es una tierra muy bella.
7
Yo te bendigo
por los consejos que me das;
tus enseñanzas me guían
en las noches más oscuras.
8
Yo siempre te tengo presente;
si tú estás a mi lado,
nada me hará caer.
9
Por eso estoy muy contento,
por eso me siento feliz,
por eso vivo confiado.
10
¡Tú no me dejarás morir
ni me abandonarás en el sepulcro,
pues soy tu fiel servidor!
11
Tú me enseñaste a vivir
como a ti te gusta.
¡En tu presencia soy muy feliz!
¡A tu lado soy siempre dichoso!