Creación y palabra
SALMO 19 (18)
Himno de David.


1
El cielo azul nos habla
de la grandeza de Dios
y de todo lo que ha hecho.
2
Los días y las noches
lo comentan entre sí.
3
Aunque no hablan ni dicen nada,
ni se oye un solo sonido,
4
sus palabras recorren toda la tierra
y llegan hasta el fin del mundo.
En el cielo Dios ha puesto
una casa para el sol.
5
Y sale el sol de su casa
feliz como un novio;
alegre como un atleta,
se dispone a recorrer su camino.
6
Sale por un lado
y se oculta por el otro,
sin que nada ni nadie
se libre de su calor.
7
La ley de Dios es perfecta,
y nos da nueva vida.
Sus mandatos son dignos de confianza,
pues dan sabiduría a los jóvenes.
8
Las normas de Dios son rectas
y alegran el corazón.
Sus mandamientos son puros
y nos dan sabiduría.
9
La palabra de Dios es limpia
y siempre se mantiene firme.
Sus decisiones son al mismo tiempo
verdaderas y justas.
10
Yo prefiero sus decisiones
más que montones de oro,
me endulzan la vida
más que la miel del panal.
11
Me sirven de advertencia;
el premio es grande
si uno cumple con ellas.
12
Nadie parece darse cuenta
de los errores que comete.
¡Perdóname, Dios mío,
los pecados que cometo
sin darme cuenta!
13
¡Líbrame del orgullo!
¡No dejes que me domine!
¡Líbrame de la desobediencia
para no pecar contra ti!
14
¡Tú eres mi Dios y mi protector!
¡Tú eres quien me defiende!
¡Recibe, pues, con agrado
lo que digo y lo que pienso!