Dios le da la victoria al rey
SALMO 21 (20)
Himno de David.


1
Dios mío,
el rey está muy alegre
porque tú le has dado fuerzas;
el rey se alegra mucho
porque le has dado la victoria.
2
Le has concedido
lo que él más deseaba,
jamás le negaste
lo que él te pidió.
3
Saliste a su encuentro
con ricas bendiciones,
le pusiste en la cabeza
una corona de oro fino.
4
Te pidió que le dieras vida,
y lo dejaste vivir muchos años.
5
Gracias a tu ayuda
aumentó su poder,
gracias a tu ayuda
aumentó su fama.
6
Nunca dejas de bendecirlo;
tu presencia lo llena de alegría.
7
El rey confía en tu amor,
y tú, Dios altísimo,
no lo dejarás fracasar.
8-9
Rey mío,
cuando tú te hagas presente,
apresarás con tu poder
a todos tus enemigos;
¡apresarás a los que no te quieren
y les prenderás fuego!
Acabarás con ellos,
¡en tu enojo los consumirás!
10
Borrarás de este mundo
a todos sus hijos.
Borrarás de esta tierra
a todos sus descendientes.
11
Tal vez quieran hacerte daño
y hagan planes contra ti,
pero no lograrán su propósito.
12
Cuando los ataques,
huirán por todos lados.
13
¡Dios mío, muestra tu gran poder,
y cantaremos himnos
por tus grandes victorias!