Siempre te seré fiel
SALMO 26 (25)
Himno de David.


1-2
Dios mío,
declárame inocente,
pues vivo una vida honrada
y en ti confío ciegamente.
Dime si te agrada
lo que pienso y lo que siento.
3
Yo siempre recuerdo tu amor
y por eso te soy fiel.
4-5
No me junto con gente tramposa
ni ando con gente mala y perversa.
¡No soporto cerca de mí
a gente que no es sincera!
6
Dios mío,
yo no he hecho nada malo;
por eso me acerco a tu altar
7
para cantarte a voz en cuello
mis himnos de alabanza
y hablar de tus grandes hechos.
8
Dios mío,
yo amo el templo donde vives,
donde se hace presente tu grandeza.
9
No me dejes morir
entre gente pecadora;
no me quites la vida
junto con gente asesina,
10
gente que tiene en sus manos
el dinero que ha ganado con engaños.
11-12
Dios mío,
yo quiero seguir siendo honrado;
ten compasión de mí, y sálvame.
Así me mantendré fiel a ti,
y con todo tu pueblo te alabaré.