La poderosa voz de Dios
SALMO 29 (28)
Himno de David.


1-2
Ustedes, que en el cielo
están al servicio de Dios,
denle la honra que merece,
reconozcan su poder
y adórenlo en su hermoso templo.
3
La voz de nuestro Dios,
Dios de la gloria,
retumba como el trueno
sobre los grandes océanos.
4
La voz de nuestro Dios retumba con fuerza;
la voz de nuestro Dios retumba con poder.
5
La voz de nuestro Dios derriba los cedros;
nuestro Dios derriba los cedros del Líbano.
6
A los montes Líbano y Hermón
los hace saltar como terneros,
¡como si fueran toros salvajes!
7
La voz de nuestro Dios
lanza llamas de fuego;
8
la voz de Dios sacude el desierto;
¡nuestro Dios sacude el desierto de Cadés!
9-10
La voz de Dios retuerce los robles
y deja sin árboles los bosques.
Nuestro Dios es el rey de las lluvias;
él se sienta en su trono
para reinar por siempre.
En su templo todos lo alaban,
11
y desde allí le pedimos
que nos llene de fuerzas
y nos bendiga con su paz.