Confiando en Dios
David compuso este salmo cuando estaba huyendo de su hijo Absalón.


1
Dios mío,
son muchos mis enemigos;
son muchos los que me atacan,
2
son muchos los que me dicen
que tú no vas a salvarme.
3
Sólo tú, Dios mío,
me proteges como un escudo;
y con tu poder
me das nueva vida.
4
A gritos te llamo,
y desde tu templo me respondes.
5
Yo me acuesto,
y me duermo,
y vuelvo a despertar,
porquevigilas mi sueño.
6
No me asustan los muchos enemigos
que me tienen acorralado.
7
¡Dios mío,
levántate y ponme a salvo!
¡Rómpeles la cara a mis enemigos!
¡Rómpeles los dientes a los malvados!
8
Dios mío,
sólopuedes salvarme;
¡bendice a tu pueblo!