Devuélveme la salud
SALMO 41 (40)
Himno de David.


1
Dios bendice
a los que cuidan de los pobres,
y los pondrá a salvo
cuando vengan las dificultades.
2
Los cuidará y les dará vida,
los hará vivir felices
en la tierra prometida
y no dejará que sus enemigos
les hagan ningún daño.
3
Cuando se enfermen,
Dios les dará fuerzas
y les devolverá la salud.
4
Yo le he pedido a Dios:
«Tenme compasión;
devuélveme la salud,
pues he pecado contra ti».
5
Mis enemigos desean mi mal,
y hasta dicen:
«¡Ya quisiéramos verlo muerto,
para que todos lo olviden
6
Cuando vienen a visitarme
sólo me traen chismes;
y cuando se van
salen hablando de mí.
7
Mis enemigos se juntan
con la idea de perjudicarme;
con las peores intenciones
hablan mal de mí:
8
«Está en cama,
y no volverá a levantarse.
¡Un demonio lo ha atacado
9
Hasta mi mejor amigo,
en quien yo más confiaba,
y con quien compartía mi pan,
se ha puesto en contra mía.
10
Pero tú, Dios mío,
compadécete de mí;
¡devuélveme la salud,
y les daré su merecido!
11
Yo estaré seguro
de haberte complacido
cuando mis enemigos se den cuenta
que he salido victorioso.
12
siempre me sostendrás
y me mantendrás en tu presencia,
porque soy inocente.
13
¡Bendito sea el Dios de Israel,
ayer, hoy y siempre!
¡Así sea!