Quiero que me protejas
SALMO 57 (56)
David compuso este himno cuando huyó de Saúl y se escondió en una cueva.
Instrucciones para el director del coro: Este himno deberá cantarse con la melodía «No destruyas».


1
¡Ten compasión de mí,
Dios mío!
¡Ten compasión de mí,
porque en ti busco protección!
¡Quiero que me protejas
bajo la sombra de tus alas
hasta que pase el peligro!
2
Dios altísimo,
te llamo porque siempre me ayudas.
3
Tiéndeme la mano desde el cielo,
porque tu amor es constante.
Tiéndeme la mano, Dios mío,
y sálvame de mis enemigos.
4
Estoy por el suelo,
rodeado de leones;
rodeado de hombres
que parecen bestias.
En vez de dientes,
tienen lanzas y flechas;
en vez de lengua,
tienen una espada afilada.
5
Pero tú, mi Dios,
estás por encima del cielo;
¡eres tan grande
que cubres toda la tierra!
6
Esa gente me tendió una trampa
para hacerme caer en ella.
¡Eso me puso muy triste!
Querían que me cayera en ese hoyo,
pero ellos fueron los que cayeron.
7
Dios mío,
mi corazón está dispuesto
a cantarte himnos.
8
¡Voy a despertarme!
¡Despertaré al arpa y a la lira!
¡Despertaré al nuevo día!
9
Dios mío,
yo te alabaré entre los pueblos,
te cantaré himnos entre las naciones.
10
Tan grande y constante es tu amor
que llega hasta los cielos.
11
Tú, mi Dios,
sobrepasas los cielos;
¡eres tan grande
que cubres toda la tierra!