Tu amor vale más que la vida
SALMO 63 (62)
David compuso este himno cuando estaba en el desierto de Judá.


1
Dios mío, tú eres mi Dios.
Con ansias te busco
desde que amanece,
como quien busca una fuente
en el más ardiente desierto.
2
¡Quiero verte en tu santuario,
y contemplar tu poder y tu grandeza!
3
Más que vivir,
prefiero que me ames.
Te alabaré con mis labios.
4
¡Mientras viva te alabaré!
¡Alzaré mis manos para alabarte!
5
¡Con mis labios te alabaré
y daré gritos de alegría!
¡Eso me dejará más satisfecho
que la comida más deliciosa!
6
Me acuesto y me acuerdo de ti;
durante toda la noche
estás en mi pensamiento.
7
¡Tú eres quien me ayuda!
¡Soy feliz bajo tu protección!
8
¡A ti me entrego por completo,
porque tu gran poder es mi apoyo!
9
¡Destruye a los que quieren matarme!
¡Échalos en el hoyo más profundo!
10
¡Que los maten en la guerra!
¡Que se los coman los perros salvajes!
11
Concédele al rey
y al pueblo que te adora
alabarte y alegrarse en ti,
pero a los mentirosos,
¡tápales la boca!