Grandeza divina, grandeza humana
Himno de David.
Instrucciones para el director del coro: para cantarlo con la melodía que se toca cuando se exprimen las uvas.


1
Nuestro Dios y nuestro rey,
¡qué grande eres
en toda la tierra!
¡Tu grandeza está por encima
de los cielos más altos!
2
Con las primeras palabras
de los niños más pequeños,
y con los cantos
de los niños mayores
has construido una fortaleza
por causa de tus enemigos.
¡Así has hecho callar
a tus enemigos que buscan venganza!
3
Cuando contemplo el cielo,
y la luna y las estrellas
que tú mismo hiciste,
4
no puedo menos que pensar:
«¿Qué somos los mortales
para que pienses en nosotros
y nos tomes en cuenta
5
¡Nos creaste casi igual a ti!
Nos trataste como a reyes;
6
nos diste plena autoridad
sobre todo lo que hiciste;
nos diste dominio
sobre toda tu creación:
7
sobre ovejas y vacas,
sobre animales salvajes,
8
sobre aves y peces,
¡sobre todo lo que se mueve
en lo profundo del mar!
9
Nuestro Dios y nuestro rey,
¡qué grande eres
en toda la tierra!