¡Devuélvenos la vida!
SALMO 85 (84)
Himno de la Escuela de música de Coré.


1
Dios mío,
tú has sido bondadoso
con esta tierra tuya:
le devolviste a Israel
su antigua felicidad,
2
le perdonaste a tu pueblo
su maldad y sus pecados,
3
¡tu enojo con ellos se calmó!
4
Dios y salvador nuestro,
deja ya de enojarte con nosotros,
y devuélvenos la felicidad.
5
¿Acaso para siempre
vas a estar enojado con nosotros?
6
Estamos como muertos;
¡devuélvenos la vida!
Nosotros somos tu pueblo;
de ti esperamos alegría.
7
Dios mío,
danos muestras de tu amor
y bríndanos tu ayuda.
8
Dejemos de hacer locuras
y obedezcamos a Dios.
Recordemos que somos suyos,
y que él nos ha prometido paz.
9
Dios está siempre cerca
para salvar a quienes lo honran,
y para que su poder
nunca nos abandone.
10
El amor y la lealtad,
la paz y la justicia,
sellarán su encuentro con un beso.
11
La lealtad brotará de la tierra,
y la justicia se asomará desde el cielo;
12
Dios nos dará bienestar,
nuestra tierra dará buenas cosechas,
13
y la justicia, como mensajera,
anunciará la llegada de Dios.