Dios mío, no me dejes solo
SALMO 88 (87)
Himno de la Escuela de música de Coré, compuesto por Hemán el ezraíta.
Instrucciones para el director del coro: Este himno deberá cantarse como un lamento.


1
Dios mío,
eres mi salvador;
día y noche pido tu ayuda.
2
Permite que mi oración
llegue a tu presencia;
¡presta atención a mis ruegos!
3
Sufro tantas calamidades
que estoy al borde de la muerte.
4-5
¡Parece que ya no tengo remedio!
¡Hasta hay quienes me dan por muerto!
Parezco un cadáver ya enterrado,
al que nadie toma en cuenta
porque la muerte se lo llevó.
6
Es como si estuviera
en el barranco más oscuro.
7
El golpe de tu furia
ha caído sobre mí;
es como una inmensa ola
que me ha hecho naufragar.
8
Por ti he perdido a mis amigos;
me consideran repugnante.
Es como si estuviera preso
y no encontrara la salida.
9
Es tan grande mi tristeza
que se llenan de lágrimas mis ojos.
Hacia ti, Dios mío, tiendo los brazos,
y te llamo a todas horas.
10
Si realizas un milagro,
¿te darán gracias los muertos?
¡Claro que no!
11
Allá en el sepulcro,
donde termina la vida,
no hay quien hable de tu amor
ni de tu fidelidad.
12
Allá en las tinieblas,
donde todo se olvida,
nadie sabe de tus milagros
ni de tus actos de justicia.
13-14
Dios mío,
todas las mañanas
te busco en oración;
¡yo te ruego que me ayudes!
¿Por qué me rechazas?
¿Por qué me das la espalda?
15
Desde que era joven
he sufrido mucho;
¡he estado a punto de morir!
Soy víctima de tus castigos,
¡y ya no puedo más!
16-17
Sobrerecayó tu enojo;
me tienes derrotado;
tus ataques me rodean a todas horas
y me tienen cercado por completo,
como las olas del mar.
18
Por ti ya no tengo amigos;
me he quedado sin familia.
¡Ya sólo me queda
esta terrible oscuridad!