Dios nos protege
SALMO 91 (90)


1
Vivamos bajo el cuidado
del Dios altísimo;
pasemos la noche bajo la protección
del Dios todopoderoso.
2
Él es nuestro refugio,
el Dios que nos da fuerzas,
¡el Dios en quien confiamos!
3
Sólo él puede librarnos
de los peligros ocultos
y de enfermedades mortales;
4
sólo bajo su protección
podemos vivir tranquilos,
pues nunca deja de cuidarnos.
5
Ni de día ni de noche
tendremos que preocuparnos
de estar en peligro de muerte.
6
Ni en las sombras de la noche,
ni a plena luz del día,
nos caerá desgracia alguna.
7
Tal vez a nuestra izquierda
veamos caer miles de muertos;
tal vez a nuestra derecha
veamos caer diez mil más,
pero a nosotros nada nos pasará.
8
Con nuestros propios ojos veremos
cómo los malvados reciben su merecido.
9
El Dios altísimo
es nuestro refugio y protección.
10
Por eso ningún desastre
vendrá sobre nuestros hogares.
11
Dios mismo les dirá a sus ángeles
que nos cuiden por todas partes.
12
Los ángeles nos llevarán en brazos
para que no tropecemos con nada;
13
andaremos entre leones y serpientes,
¡y los aplastaremos!
14
Dios dice:
«Mi pueblo me ama y me conoce;
por eso yo lo pondré a salvo.
15
Cuando me llame, le responderé
y estaré con él en su angustia;
lo libraré y lo llenaré de honores,
16
le daré muchos años de vida,
y lo haré gozar de mi salvación».