Dios es un rey justo
SALMO 97 (96)


1
¡Dios es nuestro rey!
¡Que lo celebre la tierra!
¡Que lo festejen las islas lejanas!
2-3
Dios es un rey justo,
que hace valer el derecho.
Su trono está rodeado
de oscuros nubarrones.
De su presencia sale fuego
que consume a sus enemigos.
4
Sus relámpagos iluminan el mundo.
Al verlos, la tierra se estremece.
5
En presencia de nuestro Dios,
que domina el mundo entero,
las montañas se derriten como cera;
6
los cielos reconocen su justicia,
los pueblos contemplan su poder,
7
y los dioses se inclinan ante él.
Así quedan en vergüenza
todos los que adoran dioses falsos.
8
Cuando lo sepan en Jerusalén
y en las ciudades de Judá,
todos se llenarán de alegría
porqueeres un Dios justo.
9
¡Tú eres el Dios altísimo!
¡Eres más grande que toda la tierra!
¡Eres más grande que todos los dioses!
10
amas y proteges
a quienes odian el mal y te obedecen;
tú los libras de los malvados;
11
derramas luz y alegría
sobre la gente honrada.
12
Ustedes los justos,
¡alégrense en Dios!
¡Alábenlo porque es nuestro Dios!