No hay otro Dios
SALMO 99 (98)


1
Pueblos de toda la tierra:
¡pónganse a temblar!
¡Dios es nuestro rey,
y reina entre los querubines!
2
La grandeza de nuestro Dios
está por encima de Jerusalén
y de todos los pueblos.
3
¡Dios es grande y poderoso!
¡No hay otro Dios!
4
Dios nuestro,
eres un rey poderoso
que ama la justicia;
has establecido la igualdad;
has actuado en Israel
con rectitud y justicia.
5
¡Alaben a nuestro Dios!
¡Inclínense a adorarlo!
¡No hay otro Dios!
6
Moisés y Aarón fueron sus sacerdotes;
Samuel estuvo a su servicio.
Todos ellos llamaron a Dios,
y él los escuchó;
7
les habló desde una nube,
y ellos cumplieron fielmente
las órdenes que les dio.
8
Dios nuestro,
atendiste a su llamado,
y aunque castigaste su maldad
también los perdonaste.
9
¡Alaben a nuestro Dios!
¡Adórenlo en su propio templo!
¡No hay otro Dios!