La alabanza en el cielo

1
Después de esto, vi una puerta abierta en el cielo.
Entonces la voz que había escuchado al principio, y que resonaba tan fuerte como una trompeta, me dijo: «¡Acércate!, voy a enseñarte lo que está por suceder
2
En ese mismo instante quedé bajo el poder del Espíritu Santo, y vi un trono en el cielo.
Sobre el trono estaba sentado alguien
3
que brillaba como un diamante o como un rubí.
Alrededor del trono, un arco iris brillaba como una esmeralda.
4
Había también otros veinticuatro tronos, los cuales formaban un círculo, y en ellos estaban sentados veinticuatro ancianos.
Esos ancianos estaban vestidos con ropas blancas, y tenían una corona de oro en la cabeza.
5
Del trono salían ruidos, truenos y relámpagos, y delante del trono ardían siete antorchas, que son los siete espíritus de Dios.
6
Delante del trono había también algo que era transparente como el cristal, y que parecía un mar.
En el centro del círculo, alrededor del trono, había cuatro seres vivientes que tenían ojos en todo el cuerpo, por delante y por detrás.
7
El primero de ellos parecía un león;
el segundo parecía un toro;
el tercero parecía un ser humano, y el cuarto parecía un águila en pleno vuelo.
8
Cada uno de estos seres vivientes tenía seis alas, y ojos por todos lados, y no dejaban de cantar de día y de noche:
«¡Santo, santo,
santo es el Señor,
Dios todopoderoso,
que siempre ha vivido,
que vive, y pronto vendrá
9-10
Estos cuatro seres vivientes cantan y dan gracias al que está sentado en el trono y vive para siempre.
En sus cantos dicen lo maravilloso, poderoso y digno que es él de recibir honores.
Cada vez que hacen esto, los veinticuatro ancianos se arrodillan delante de él, lo adoran y, arrojando sus coronas delante del trono, cantan:
11
«Señor y Dios nuestro;
mereces que te alaben,
que te llamen maravilloso,
y que admiren tu poder.
»Porquecreaste todo lo que existe;
gracias a ti, todo fue creado