Vivimos gracias a Cristo

1
¿Qué más podemos decir? ¿Seguiremos pecando para que Dios nos ame más todavía?
2
¡Por supuesto que no! Nosotros ya no tenemos nada que ver con el pecado, así que ya no podemos seguir pecando.
3
Ustedes bien saben que, por medio del bautismo, nos hemos unido a Cristo en su muerte.
4
Al ser bautizados, morimos y somos sepultados con él;
pero morimos para nacer a una vida totalmente diferente.
Eso mismo pasó con Jesús, cuando Dios el Padre lo resucitó con gran poder.
5
Si al bautizarnos participamos en la muerte de Cristo, también participaremos de su nueva vida.
6
Una cosa es clara: antes éramos pecadores, pero cuando Cristo murió en la cruz, nosotros morimos con él.
Así que el pecado ya no nos gobierna.
7
Al morir, el pecado perdió su poder sobre nosotros.
8
Si por medio del bautismo morimos con Cristo, estamos seguros de que también viviremos con él.
9
Sabemos que Jesucristo resucitó, y que nunca más volverá a morir, pues la muerte ya no tiene poder sobre él.
10
Cuando Jesucristo murió, el pecado perdió para siempre su poder sobre él.
La vida que ahora vive, es para agradar a Dios.
11
De igual manera, el pecado ya no tiene poder sobre ustedes, sino que Cristo les ha dado vida, y ahora viven para agradar a Dios.
12
Así que no dejen que el pecado los gobierne, ni que los obligue a obedecer los malos deseos de su cuerpo.
13
Ustedes ya han muerto al pecado, pero ahora han vuelto a vivir.
Así que no dejen que el pecado los use para hacer lo malo.
Más bien, entréguense a Dios, y hagan lo que a él le agrada.
14
Así el pecado ya no tendrá poder sobre ustedes, porque ya no son esclavos de la ley.
Ahora están al servicio del amor de Dios.


Al servicio de Dios

15
Alguien podría decir que, como ya no somos esclavos de la ley, sino que estamos al servicio del amor de Dios, podemos seguir pecando.
Pero eso no es posible.
16
Ustedes saben que quien siempre obedece a una persona, llega a ser su esclavo.
Nosotros podemos servir al pecado y morir, o bien obedecer a Dios y recibir su perdón.
17
Antes, ustedes eran esclavos del pecado.
Pero gracias a Dios que obedecieron de todo corazón la enseñanza que se les dio.
18
Ahora ustedes se han librado del pecado, y están al servicio de Dios para hacer el bien.
19
Como a ustedes todavía les cuesta entender esto, se lo explico con palabras sencillas y bien conocidas.
Antes ustedes eran esclavos del mal, y cometían pecados sexuales y toda clase de maldades.
Pero ahora tienen que dedicarse completamente al servicio de Dios.
20
Cuando ustedes eran esclavos del pecado, no tenían que vivir como a Dios le agrada.
21
¿Pero qué provecho sacaron? Tan sólo la vergüenza de vivir separados de Dios para siempre.
22
Sin embargo, ustedes ya no son esclavos del pecado.
Ahora son servidores de Dios.
Y esto sí que es bueno, pues el vivir sólo para Dios les asegura que tendrán la vida eterna.
23
Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte.
Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.