Rut trabaja en el campo de Booz

1-2
Pocos días después, Rut le dijo a Noemí:
Déjame ir a recoger espigas.
Seguramente los que cosechan en los campos me dejarán seguirlos para recoger las espigas que vayan quedando.
Noemí le dijo:
Anda, hija mía.
3
Entonces Rut se fue a un campo de cebada y comenzó a recoger las espigas que dejaban los trabajadores.
Sin saberlo, Rut tuvo la buena suerte de ir a trabajar al campo de un familiar de Elimélec, el difunto esposo de Noemí.
Ese familiar se llamaba Booz, y además era muy rico y muy importante en Belén.
4
Ocurrió que ese día Booz salió de Belén para vigilar el trabajo en sus campos.
Cuando llegó al campo, saludó a los trabajadores:
—¡Que Dios los cuide a todos!
Y ellos respondieron:
—¡Que Dios te siga bendiciendo!
5
Luego Booz le preguntó al jefe de los trabajadores:
—¿Quién es esa muchacha?
6
El jefe contestó:
—Es la muchacha de Moab que vino con Noemí.
7
Me suplicó que la dejara recoger las espigas que se les caen a los trabajadores.
Desde que llegó en la mañana, ha estado trabajando duramente, y apenas ahora está tomando un corto descanso en la choza.
8
Booz llamó a Rut y le dijo:
—Oye bien lo que te voy a decir: no vayas a recoger espigas en otros campos;
quédate aquí
9
y acompaña a mis trabajadoras.
Mira bien por dónde van, y síguelas.
Les he ordenado a mis trabajadores que no te molesten.
Cuando tengas sed, ve y toma agua de las jarras que ellos han llenado.
10
Entonces Rut, en señal de humildad, se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y le preguntó a Booz:
—¿Por qué es usted tan amable conmigo? ¿Por qué se preocupa tanto por mí, si soy una simple extranjera?
11
Booz le contestó:
—Ya me han contado todo lo que has hecho por tu suegra, después de que murió tu esposo.
Sé que dejaste a tu familia y tu país para venir a vivir con nosotros, que somos gente totalmente desconocida para ti.
12
¡Que Dios te premie por todo lo que has hecho! ¡Que el Dios de Israel, en quien ahora buscas protección, te haga mucho bien!
13
Entonces Rut le dijo a Booz:
—¡Muchas gracias, señor! Usted es muy bueno conmigo y me ha hecho sentir bien, aunque ni siquiera soy como una de sus criadas.
14
A la hora de comer, Booz invitó a Rut y le dijo:
—Ven, acércate;
aquí hay pan, salsa y granos tostados.
Rut fue y se sentó a comer junto con todos los demás trabajadores.
Comió hasta quedar satisfecha, y hasta le sobró comida para llevarle a su suegra.
15
Cuando Rut regresó a recoger espigas, Booz ordenó a los trabajadores:
Dejen que Rut también recoja espigas donde están los manojos de cebada.
16
Además, dejen caer espigas de sus propios manojos para que ella las pueda recoger.
Y no la molesten.
17
Rut estuvo recogiendo espigas hasta que empezó a oscurecer.
Cuando separó el grano de las espigas, se dio cuenta de que había recogido más de veinte kilos de cebada.
18
Tomó la cebada y regresó a Belén para mostrarle a su suegra todo lo que había recogido ese día.
También le dio a Noemí la comida que le había quedado.
Noemí, entonces preguntó:
19
—¿Dónde estuviste trabajando hoy? ¿Cómo es que pudiste recoger tanta cebada? ¡Qué Dios bendiga mucho a quien tanto te ha ayudado!
Rut le contó a su suegra que había estado trabajando en el campo de un señor llamado Booz.
20
Por eso Noemí le dijo:
—¡Que Dios lo bendiga! ¡Qué bueno es ese hombre con nosotras y con nuestros familiares muertos! Déjame decirte que ese hombre es familiar de mi esposo, y de acuerdo con nuestras leyes tiene el deber de protegernos.
21
Rut añadió:
Pues él me dijo que podía quedarme a trabajar con las demás trabajadoras hasta que se termine la cosecha de cebada.
22
Entonces Noemí le dijo a Rut:
—¡Qué bueno, hija mía! Quédate a trabajar en el campo de Booz.
Y no te alejes de sus trabajadores, para que nadie te moleste.
23
Rut siguió recogiendo espigas con las trabajadoras de Booz hasta que terminó la cosecha de cebada y de trigo.
Mientras tanto, vivía con su suegra.