La felicidad de los buenos

1
¡Feliz el que no peca cuando habla,
y tiene la conciencia tranquila!
2
¡Feliz el que no se siente culpable
y mantiene viva la esperanza!


Defectos del egoísta

3
El que es rico y tacaño
no merece tener tantas riquezas.
4
Por amontonar más dinero
no disfruta de lo que tiene,
y cuando se muera,
otros gozarán de su dinero.
5
El que es tacaño consigo mismo
es tacaño con todos,
y no disfruta de su dinero.
6
El que es tacaño consigo mismo
es el peor de los tacaños,
pues él es su propio verdugo.
7
Cuando llega a hacer un favor,
lo hace por equivocación,
y al final demuestra su egoísmo.
8
El envidioso es mala persona,
y no toma en cuenta a nadie.
9
El ambicioso nunca tiene bastante,
y por su ambición lo pierde todo.
10
El envidioso sólo piensa en comida
pero no pone nada en la mesa.


Hay que gozar de la vida

11
Pero tú, querido jovencito,
disfruta de lo que tienes,
y presenta ofrendas dignas a Dios.
12
Recuerda que nos espera la muerte,
y no sabemos cuándo llegará.
13
Antes que llegue ese día,
haz el bien a tus amigos
y ayúdalos tanto como puedas.
14
Disfruta al máximo de este día,
que en buen día te tocó vivir.
15
No dejes que otros disfruten
de lo que tanto trabajo te costó.
16
Hoy es cuando debes dar y recibir,
porque cuando te mueras
ya no disfrutarás de nada.
17-18
A todos nos pasa lo mismo:
hoy nacemos y mañana moriremos.
Somos como las flores:
hoy brotan y mañana se marchitan.
Nos vamos desgastando como la ropa,
y está escrito que un día moriremos.
19
Todo lo que un día construimos
se acabará, lo mismo que nosotros.


La felicidad del sabio

20
¡Qué dichosos son los que buscan
llegar a tener sabiduría!
21
¡Qué dichosos son los que buscan
llegar a conocer sus secretos!
22
Siguen a la sabiduría
como persigue el cazador a su presa.
23-24
Tratan a la sabiduría
como si viviera en una casa;
la espían por las ventanas
y la esperan junto a la puerta.
25
¡Allí se quedan a vivir,
con tal de estar cerca de ella!
26
También la ven como un árbol,
y ponen su nido en sus ramas,
27
para que ella, con su sombra,
los proteja del calor.