Los malos hijos

1
No es ningún motivo de alegría
tener hijos guapos pero malvados.
2
No es ningún motivo de alegría
si prosperan pero no aman a Dios.
3
No esperes que vivan mucho tiempo,
ni creas que tendrán un buen fin;
más vale un hijo obediente
que mil hijos malvados;
más vale morir sin hijos
que tener hijos groseros.
4
Basta un solo hombre sabio
para que toda una ciudad prospere,
pero una pandilla de bandidos
puede dejarla en ruinas.


El castigo de los pecadores

5
De todo he visto en la vida,
y cosas peores me han contado.
6
Dios muestra su enojo
en la reunión de los pecadores.
7
Dios no perdonó a los gigantes,
que antes se rebelaron contra él;
8
tampoco dejó sin castigo
a la arrogante ciudad de Sodoma,
donde algún tiempo vivió Lot.
9
Dios no perdonó al país de Canaán
por los pecados de sus habitantes,
10
ni a los seiscientos mil soldados
que destruyó por orgullosos.
11
Aunque el rebelde sea uno solo,
no quedará sin castigo.
Dios castiga a los malvados,
pero siempre está dispuesto a perdonar.
12
Aunque su enojo sea grande,
es más grande su amor.
13-14
Dios premia la paciencia de los buenos,
y da a cada quien lo que merece.
15-16


Dios está en todas partes

17
No digas:
«Voy a esconderme de Dios.
Allá en el cielo nadie piensa en mí».
Tampoco digas:
«Nada soy en este mundo.
Entre tanta gente nadie me verá».
18
Cuando Dios se manifiesta,
tiemblan la tierra y el mar,
¡tiembla lo más alto del cielo!
19
Cuando Dios mira las montañas,
tiemblan de miedo sus bases
y lo más profundo de la tierra.
20-21
Pero nadie piensa
en que Dios todo lo ve;
creen que pueden pecar en secreto,
y que Dios no lo sabrá.
22-23
Aun cuando se porten bien,
creen que a Dios no le importa.
Pero sólo piensan de este modo
los que no tienen entendimiento.


Dios hizo bien todas las cosas

24
Querido jovencito,
préstame atención,
y así aprenderás.
25
Voy a compartir contigo
todo lo que yo he aprendido.
26
Cuando Dios creó el mundo,
puso cada cosa en su lugar;
27
de una vez y para siempre
puso en orden su creación.
Nada en la creación siente cansancio;
nada en la creación deja de actuar.
28
Todo funciona en armonía;
todo cumple las órdenes de Dios.
29
Dios miró a la tierra
y la llenó de su bondad.
30
La llenó de seres vivos
que un día morirán.