Hay que saber callar

1
Hay veces que no conviene
reprender a una persona;
lo mejor es quedarse callado.
2
Pero es mejor reprender
que guardarse el enojo.
3
El que confiesa su falta
se libra de la desgracia.
4
El que recurre a la violencia
para hacerse justicia,
es como el hombre sin pene
que quiere violar a una virgen.
5
Hay quienes pasan por sabios,
porque saben cuándo callar;
pero otros se hacen odiosos
porque hablan demasiado.
6
Hay quienes guardan silencio
porque no tienen qué decir,
pero otros se quedan callados
y hablan en el momento oportuno.
7
Es de gente sabia hablar
en el momento indicado;
pero la gente ignorante
habla en cualquier momento.
8
Hay quienes se hacen odiosos
porque siempre hablan de más;
y hay quienes se hacen más odiosos
porque abusan de su autoridad.


Las cosas extrañas de la vida

9
Hay veces que la desgracia
resulta provechosa;
otras veces, la buena suerte
acaba en una desgracia.
10
A veces se hace un regalo,
y no se saca ningún provecho;
otras veces se da algo
y al final se recibe el doble.
11
Hay honores que traen desgracias,
y hay gente humilde que triunfa.
12
Hay quienes compran mucho
para aprovechar un buen precio,
pero no hay que olvidar
que lo barato sale caro.
13
Da gusto escuchar al sabio,
pero no es muy agradable
oír al tonto decir piropos.
14
El tonto regala vidrios,
y espera recibir diamantes.
15
¡Qué odiosa es la gente
que hoy te da y mañana te pide!
Es poco lo que te da
y es mucho lo que te insulta,
¡y lo grita a los cuatro vientos!
16
Dice el necio que no tiene amigos
porque nadie agradece sus favores.
17
Según él,
se aprovechan de su bondad,
y luego lo critican.
Con esto sólo se gana
la burla de todo el mundo.


El arte del buen hablar

18
Duele menos caer al suelo
que ser atrapado en una mentira.
19
La gente grosera
se parece a los chistes de mal gusto,
que repiten los maleducados.
20
En boca de los tontos
los refranes pierden su gracia,
porque siempre los repiten
cuando es menos oportuno.
21
Hay gente tan pobre
que no tiene dinero
para cometer ciertos pecados,
pero al menos duerme tranquila.
22
Hay otros que siempre fracasan
por timidez o por miedo.
23
Hay otros que pierden amigos
por prometer y no cumplir.
Así se ganan enemigos
por no saber decir que no.


La mentira

24
Los mentirosos y los ignorantes
tienen fama de siempre mentir.
25
Más vale un ladrón que un mentiroso,
aunque al fin de cuentas
a los dos les vaya mal.
26
De un mentiroso nadie habla bien;
la mala fama siempre lo acompaña.


Ventajas y peligros de los sabios

27
El sabio sabe abrirse camino,
y sabe también ganarse el aprecio
de los que tienen poder.
28
El que cultiva la tierra
obtendrá una buena cosecha.
Si los poderosos te apoyan,
nadie se fija en tus faltas.
29
Los regalos pueden cegar a los sabios,
y hacer que se callen ante una injusticia.
30
Cuando la sabiduría queda oculta,
es tan inútil como un tesoro escondido.
31
Esconde tu estupidez y pasarás por sabio,
esconde tu sabiduría y pasarás por tonto.