Alabanza de la sabiduría

1
La sabiduría se alaba a sí misma,
y entre el pueblo anuncia su grandeza.
2
Ante los ángeles del Dios altísimo
dice orgullosa de sí misma:
3
«Yo salí de la boca del Altísimo
y como niebla cubrí la tierra.
4
Puse mi campamento en las alturas,
y mi trono, sobre una nube.
5
Recorrí el cielo en toda su extensión,
y crucé lo más profundo del océano.
6
Ejercí mi dominio sobre el mar,
sobre la tierra y sobre los pueblos.
7
Busqué entre todas las naciones
un lugar donde establecerme,
8
pero el Creador del universo
me dijo que pusiera mi campamento
en medio del pueblo de Israel.
9
»Antes de crear todo lo que existe,
Dios me creó a mí;
¡por eso nunca dejaré de existir!
10
He servido a Dios en su templo;
me he establecido en el monte Sión.
11
Dios me hizo descansar
en Jerusalén, su ciudad amada,
y desde allí gobierno con autoridad.
12
»Me he establecido
en medio del pueblo de Israel,
glorioso pueblo elegido por Dios.
13
Aquí he crecido como un árbol;
¡como los cedros y cipreses
que crecen en el monte Hermón,
en el país del Líbano!,
14
¡como las palmeras de En-gadi!,
¡como los rosales de la ciudad de Jericó!,
¡como los olivos de la llanura!
¡He crecido como un roble!
15
»Soy como las plantas aromáticas;
mi aroma es como el de la canela,
¡soy como el humo del incienso
que llena el templo con su aroma!
16
Me he extendido como un árbol
de ramas bellas y frondosas;
17
he crecido como una vid,
y he dado muchas flores y uvas.
18
»Mis hijos son la belleza,
el amor, el conocimiento,
la obediencia y la esperanza en Dios.
Yo he existido desde el principio;
soy el regalo que recibirán mis hijos,
que han sido elegidos por Dios».


Invitación de la sabiduría

19
La sabiduría dice:
«Vengan a mí, si así lo quieren,
y aliméntense con mis frutos
hasta quedar satisfechos.
20
Llegar a conocerme y poseerme
es una dulce experiencia,
más dulce aun que saborear la miel.
21
Quienes me prueben
me querrán más y más.
22
Quienes me obedezcan, no fracasarán;
quienes me sirvan, no cometerán pecado».


La ley de Dios

23
Todo esto está en el libro
de la alianza del Dios altísimo,
y es la ley que nos transmitió Moisés;
es la herencia del pueblo de Israel.
24
Únanse a nuestro Dios,
y él los llenará de fuerza.
El Dios todopoderoso
es el único que puede salvar.
25-26
La ley de Dios nos hace sabios;
es como los ríos Tigris y Pisón,
que riegan los campos en la primavera;
es como los ríos Éufrates y Jordán,
que crecen en el tiempo de la cosecha.
27
Las enseñanzas de la ley de Dios
dan vida como las aguas del Nilo;
¡son como las corrientes del río Guihón,
durante la cosecha de las uvas!
28
Nadie ha penetrado
en las profundidades de la sabiduría,
29
porque sus pensamientos
son más misteriosos y profundos
que el agua de todos los mares.
30
Yo, por mi parte,
soy como un arroyo,
que lleva el agua hasta un jardín.
31
He decidido regar
las plantas y los árboles de mi huerto.
Mi cauce se volverá un río,
y ese río se volverá un mar.
32
Yo haré que mis enseñanzas
brillen tanto como la aurora,
y que su luz llegue muy lejos.
33
Las dejaré para el futuro
como enseñanzas de un profeta.
34
Yo no trabajo sólo para mí,
sino para todos los que me aman.