La felicidad de tener una buena esposa

1-2
Encontrar una buena mujer
es gran motivo de alegría.
Quien llegue a ser su esposo
vivirá feliz toda la vida.
3
Dios da una buena esposa
a quienes lo obedecen.
4
Quien se casa con ella
vivirá siempre feliz,
sea rico o sea pobre.


Peligros de la mala mujer

5
Hay tres cosas, y hasta cuatro,
que son peores que la muerte.
Las tres primeras me asustan:
la gente que se alborota,
los chismes que corren por la ciudad,
y las mentiras contra un inocente.
Pero la cuarta me llena de terror:
6
hablo de la mujer celosa,
que provoca grandes sufrimientos
y lastima con su lengua.
7
Acercarse a una mujer malvada
es como acercarse a un escorpión.
8
La mujer que se emborracha
no podrá ocultar su vergüenza
y hace enojar a su marido.
9
En el modo de mirar
se conoce a la mujer descarada.
10
Si tienes una hija así,
no la pierdas de vista,
porque puede abusar de su libertad.
11
Fíjate en su modo de mirar;
no te asombres si te falta el respeto.
12
Besa a cualquier hombre,
y con cualquiera se acuesta.
Se parece al viajero sediento,
que bebe agua de cualquier pozo.


La buena esposa

13
La mujer inteligente y hermosa
hace feliz a su esposo
y lo ayuda a prosperar.
14
La mujer educada y discreta
es un verdadero regalo de Dios.
15
Su modestia es su mayor encanto,
y su seguridad no tiene precio.
16
En un hogar bien cuidado,
la mujer hermosa brilla
como el sol del mediodía.
17
La mujer de bello rostro
y de cuerpo bien formado
luce como lámpara encendida
en un candelabro del templo.
18
La mujer de bellas piernas
y de pies bien afirmados
es como una columna de oro
apoyada en bases de plata.
19
Querido jovencito,
aléjate de las prostitutas,
y cuando llegues a ser adulto
20
hallarás una buena esposa.
Será como hallar un campo fértil
donde plantar tu semilla,
y podrás estar seguro
de tener una buena cosecha.
21
Cuando tus hijos crezcan,
podrán estar seguros de que son tus hijos
y Dios los prosperará.
22
Una prostituta no vale nada,
y si te enredas con una casada
pondrás en peligro tu vida.
23
Si rechazas la ley de Dios,
te podrías casar con una mujer
que no cree en él;
pero si lo obedeces
él te dará una buena esposa.
24
La mujer que no tiene vergüenza
es vulgar en todas partes,
pero la buena esposa es modesta
aun a solas con su esposo.
25
Si la mujer es una callejera,
hasta un perro es mejor que ella;
pero si se tiene respeto,
cumplirá con los mandamientos de Dios.
26
La buena esposa respeta a su esposo,
pero cuando es orgullosa y rebelde
todo el mundo se da cuenta.
Quien tiene una buena esposa
vivirá feliz mucho tiempo.
27
Pero la mujer charlatana
es ruidosa como una trompeta
en medio de la batalla.
¡Su familia vivirá
en eterno estado de guerra!


Tres cosas desagradables

28
Hay dos cosas que me ponen triste,
y una tercera que me hace enojar:
el guerrero que cae en la pobreza,
la gente inteligente que no es apreciada,
y la gente buena que cae en el vicio.
A esta clase de gente
Dios la condena a morir.


Pecado en el comercio

29
No hay comerciante sin faltas,
ni negociante sin pecado.