1
No cometas el error
de preocuparte por lo que digan de ti,
porque nada de lo que sigue
es vergonzoso:
2
la ley de Dios y su alianza,
dictar sentencia contra el malvado,
3
rendir cuentas al patrón
o al socio en los negocios,
compartir con otros tu herencia,
4
usar pesas y medidas justas,
obtener alguna ganancia,
5
corregir a los hijos
y darle trabajo a tu empleado.
6
A la mujer infiel se la deja
encerrada en la casa,
y los tesoros se guardan bajo llave.
7
Cuenta bien el dinero que das,
y anota lo que recibes.
8
No es ninguna vergüenza
corregir a los jóvenes inexpertos
y a los viejos enamorados.
Si demuestras que eres inteligente,
te ganarás el aprecio de todos.


La preocupación de un padre por su hija

9
Una hija le quita el sueño al padre;
el pensar en ella no lo deja dormir.
Porque la hija joven podría quedarse soltera,
y la casada podría divorciarse.
10
Si es soltera, puede ser violada
y quedar embarazada.
Si es casada, puede ser infiel,
o tal vez no pueda tener hijos.
11
Si tienes una hija alocada,
debes vigilarla muy de cerca,
no sea que tus enemigos te humillen
y la gente hable mal de ti.


Las mujeres

12
No te fijes en la mujer bonita,
ni pongas tu confianza en ella;
13
porque la maldad anida en la mujer
así como la polilla anida en la ropa.
14
Más vale un hombre difícil
que una mujer fácil,
porque esa clase de mujer
avergüenza a su familia.


Alabanza a la creación

15-17
Quiero ahora hacer memoria
de la creación de nuestro Dios,
aun cuando ni sus ángeles
han contado todas sus maravillas.
Así como el sol lo ilumina todo,
también el gran poder de Dios
se ve en todo lo que él ha hecho.
18
Dios sabe todas las cosas,
y conoce los secretos del corazón.
19
Dios sabe lo que antes sucedió,
y lo que está por suceder.
20
Dios sabe todo lo que pensamos
y todo lo que decimos.
21
Dios es el mismo siempre;
nunca nadie le ha dado nada,
ni tampoco le ha quitado.
Su gran sabiduría es reconocida:
no hace falta que nadie lo aconseje.
22
¡Qué bella es la creación de Dios,
aun cuando sólo vemos muy poco!
23
En todo lo creado hay vida,
y todo cumple lo que Dios ordena.
24
Todo lo hizo de dos en dos,
pero nada de lo creado está de más,
25
pues todo lo creado es bello,
y nadie se cansa de admirarlo todo.